Comunidad jurídica se reunió para hablar sobre el segundo punto del Acuerdo de Paz

El viernes 30 de junio, la sede Chapinero de la Cámara de Comercio de Bogotá fue el escenario donde se llevó a cabo el primer diálogo guiado, de los seis que fueron diseñados en el marco del proyecto: ‘Servicios legales y construcción de paz en Colombia’, alrededor del segundo punto del Acuerdo de Paz. En esta oportunidad, los asistentes discutieron sobre la temática que corresponde a la participación política, la apertura democrática y las comunidades.

El tema de la participación política ha sido uno de los puntos álgidos del Acuerdo de Paz entre las FARC y el Gobierno Nacional. En este segundo punto de la agenda de negociación, las partes buscaron la ampliación de la participación democrática con el fin de motivar el surgimiento de nuevos actores en el panorama político.

Por otro lado, también se busca motivar el surgimiento de espacios de participación y nuevas formas de decidir las prioridades de los territorios, generando un espacio de participación para grupos que tradicionalmente han estado excluidos del proceso de decisión. Adicional a lo anterior, este segundo punto aborda la modernización del sistema electoral existente, dando una representación prioritaria a los territorios afectados por el conflicto armado, garantizado el ejercicio de la oposición y a la protesta pacífica.

 

Durante la discusión, moderada por Paula Samper, presidente del Consejo Directivo de la Fundación ProBono Colombia, se hizo evidente las tensiones alrededor de la consulta previa como un mecanismo para armonizar los derechos particulares con los derechos colectivos, pero cuyas particularidades la llevan más al terreno de lo político aún cuando tiene efectos jurídicos.

 

Si bien se resaltó la importancia respecto a que los grandes proyectos mineros no se hagan 'a las espaldas' de las comunidades, también se abordó el hecho que las empresas no tienen certezas jurídicas para sus actividades y ello aleja la inversión. En todo caso, se enfatizó en la necesidad de entender que cada caso es particular y que la jurisprudencia emanada de la Corte no sirve para analizar todos los contextos; a pesar que funcione como un referente.

Otras preocupaciones planteadas estuvieron en relación con el volumen de procesos de consulta que se han llevado a cabo hasta el momento en el país (alrededor de 5.000), los cuales no han sido necesariamente garantía de protección de derechos de la población; y, por otro lado, la falta de un diálogo posterior a la consulta donde exista una posibilidad de arbitramento de la inversión.

Aunque el Acuerdo no tenga un efecto directo en las consultas es fundamental que a través de este mecanismo de participación se equilibren las relaciones de los diferentes actores para generar estabilidad del mismo, de ahí que sea relevante la ley estatutaria que se está tramitando actualmente en el Congreso para regularla.

Finalmente, el diálogo mostró cómo este tema engloba no solo aristas legales y jurisprudenciales sino también medio ambientales, económicas, y, especialmente, culturales y sociales. En ese sentido, resultará clave la participación multidisciplinar en la construcción de marcos que impidan la replicación de situaciones que llevaron al conflicto.

La Fundación ProBono Colombia agradece a los abogados, representantes de la academia, asociaciones empresariales y organizaciones sociales por sus valiosos aportes que nutrieron el debate. Compartimos con ustedes fotos del evento y próximamente estaremos anunciando los detalles sobre el próximo diálogo guiado que realizaremos a finales de julio.